LIVING LUMINARIES the serious business of happiness

Este es el título original de un interesante documental.

La sinopsis, extraída de su web:

¿Cómo podemos ser felices? Este documental indaga en las respuestas que buscamos a las preguntas que encontramos a lo largo de la vida en busca de un objetivo común: la felicidad. Para ello, contamos con la experiencia de autores de renombre como Marianne Williamson, Eckhart Tolle, Don Miguel Ruiz, Gary Renard… Líderes religiosos y espirituales como Nachum Shiffren (El Rabino Surfero), Rev. Robert A. Schuller, el Venerable Lama Tibetano Chodak Gyatso Nupka… Activistas de los Derechos CivilesPensadores contemporaneos y profesores ilustrados como Geronimo Ji Jaga. como Obadiah S. Harris, el Rabino Yitchok Adlerstein o el Reverendo Dr. William S. Epps.

El título que le han colgado en español es “MENTES BRILLANTES en busca de la felicidad”, aunque su significado nada tiene que ver con el original ni con el mensaje esencial que transmiten los entrevistados.

Junto con “El secreto” (centrado en la “Ley de Atracción”) y “One” (La Unidad “más allá” de las formas), este es un documental interesante y revelador sobre nuestra capacidad de sintonizar -de permitir fluir- la “felicidad” en nosotros y en nuestra vida. Si tienes la oportunidad de verlo, te lo aconsejo.

El cartel original y la versión española

Otros documentales recomendados:

LA PESADILLA DE DARWIN

ZEITGEIST- Tu vida tiene valor

GRIZZLY MAN- El viaje de un “guerrero amable”

EL GRAN SILENCIO

EL GUERRERO PACIFICO

LA RUEDA DEL TIEMPO

Anuncios

5 thoughts on “LIVING LUMINARIES the serious business of happiness

  1. Interesante el documental, los pensamientos de diferentes hombres sobre la tan ansiada y buscada Felicidad para el ser humano. Muchos de ellos, hombres con diferentes experiencias de vida pero que han llegado a capitalizarlas como tales, la vida no ha pasado en vano sino que verdaderamente se han dejado atravesar por ella, coinciden en que la felicidad o el “contento” es un estado que depende de uno mismo, del interior del ser y no de lo exterior. Paradójicamente a lo que se piensa, que logrando tales o cualas cosas seré feliz. En realidad el sufrimiento está más vinculado a los deseos, a la no aceptación de lo que nos atraviesa, a la expectativa.
    “La felicidad no depende de lo que está pasando afuera, sino de la forma como reaccionamos a lo que nos suceda. Bueno o malo dependen de juicios de la mente, solo existe vida por vivir.”
    Saludos desde la otra orilla 😉
    Bet

  2. Totalmente de acuerdo con tu comentario. Creemos que la felicidad está “más allá”, en otro tiempo futuro, cuando una serie de circunstancias se sitúen tal y como creemos que “deben”, para así poder permitirnos respirar profundamente y decirnos: “ahora puedo ser feliz”. La verdad es bien simple (y por eso, para nuestra mente -acostumbrada a la complicación- casi inaceptable): atraes a tu vida y la conformas en función del cariz primordial de tus sentimientos y pensamientos. La ley de la atracción, afortunadamente tan de moda hoy en día, viene dando “cola” a nuestras vidas desde antes del Kybalion.

    Lo difícil, creo, es no darle tanta relevancia a lo que interpretamos que sucede ante nuestros ojos y aprender a ver más allá de las apariencias.

    Gracias por tu visita y tu aportación, Bet.

    Un saludo desde este lado del charco.

  3. Aprende a escuchar…

    Esa es la clave creo. Aprendiendo a escuchar podrás entender el silencio, los espacios, el tiempo, el ahora. La respuesta está en ti, en cada uno de nosotros, está en nuestro interior, reside muy cerca de los instantes que nos inspiran para dar forma a nuestra realidad. La felicidad somos nosotros.

    Un abrazo.

    • Ayer tuve que asistir al hospital por un chequeo cotidiano. Aparte de los pacientes hospitalizados, nos encontrábamos los que íbamos a realizarnos pruebas, analíticas,etc.

      A pesar de que en la sala destacaban los anuncios advirtiendo de que nos hallábamos en un recinto hospitalario y que debíamos por tanto guardar silencio, aquella sala de espera se asemejaba al mercado en hora punta 🙂

      No hay cultura del silencio; tenemos miedo, nos incomoda.

      Gracias Esencia. También creo que la clave es ésa: aprender a escuchar.

      Un abrazo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s