¿QUÉ ES ARTE?

Carta a Guillermo Vargas Jiménez “Habacuc”

Hola Guillermo,

Por los milagros de internet, es posible que ahora estés leyendo estas palabras. De ser así, me gustaría que supieras que no es mi intención juzgar ni prejuzgarte como persona. Eso sí, si me preguntaras como observador, qué me parece la obra que te ha lanzado a la fama, te respondería que ésta sería un cántico a la libertad creativa si no hubiera convertido en debate mediático la muerte de una persona adicta al crack y la de un perro callejero… ¿Quién les iba a decir que su paso por la vida, como apestados ante la sociedad, les uniría, ya muertos, como símbolos del respeto a la vida? Ironías del destino… ¿no te parece?

Es cierto que los artistas “extremos” suelen ser incomprendidos, en especial por sus contemporáneos, pero no es menos cierto que el arte impactante –si no tiene un fondo- es como un globo pinchado en un palo… (por no emplear una imagen más escatológica).

Pero mejor comencemos poniendo al corriente de tu obra a quien aún no la conoce [partiendo de la veracidad de una entrevista tuya que he leído en la red, y considerando que es fiel reflejo de tu pensamiento.]

Según comentas: “En noviembre del 2005 un indigente nicaragüense adicto al crack, llamado Natividad Canda, fue asesinado por dos perros después de traspasar aparentemente los límites de una propiedad privada aquí en Costa Rica. De eso hay un video de unas dos horas que fue trasmitido por la televisión. Ni la policía ni los bomberos ayudaron a Natividad; supuestamente no se lo pudieron arrebatar a los perros. Me pareció una de las cosas más hipócritas, porque la gente lo veía hasta con asco. Aquí los emigrantes “nicas” son discriminados, no tienen seguro, no los respetan”.

Fue este incidente el germen de tu obra.

Un perro callejero (al que le pusiste de nombre Natividad en recuerdo de Natividad Canda) y su mala suerte al hallarse en el lugar y el momento equivocado… Al animal lo cogieron entre varios y lo trasladaron a una de las salas de la Galería Códice, en Managua, Nicaragua. Doña Juanita Bermúdez, su directora, vio el lado artístico de tu propuesta y la aceptó encantada.

La idea era bien sencilla (por lo menos, en su puesta en escena): un perro atado, sin agua ni comida, y sobre él, a escasos centímetros, la frase “Eres lo que lees”, con el curioso detalle de que las letras estaban hechas con comida para perros… El mensaje que persigue transmitir tu obra, sin embargo, resulta a priori un tanto difícil de “captar”: el significado de la frase, la materia de la que están hechas las letras… y el pobre perro ahí, en medio, sediento y hambriento (al menos, durante la exposición), con la mínima libertad que pueda dar un palmo de cuerda suelta.

Según tus palabras, “Partí de ese hecho (la muerte de Natividad Canda) para hacer la exposición, no como homenaje, sino buscando provocar una reacción similar en el espectador. En ese sentido la muestra sí fue un éxito”.

He aqui algunas imágenes de la obra:

Comentas también que el público asistente a la Galería trató al perro moribundo como a “un objeto inanimado, nadie se animó a tocarlo, a preguntar por él o a liberarlo. Creo que era lógico por el contexto: estaba en una galería de arte. Estoy totalmente seguro de que habría sucedido lo mismo en cualquier otra parte del mundo”.

Y saltaste a la fama… Precisamente por el destino de Natividad; no el de la persona, sino el del perro callejero.

A raíz de la difusión en internet de las imágenes de Natividad atada con una minúscula soga, sin comida ni agua a su alcance, observada por los asistentes al acto cultural como una obra más… la reacción no se hizo esperar.

Algunas personas te acusaron de haberlo dejado morir de hambre y sed, como un efecto deliberado de tu obra. Tú comentaste que: “Yo quiero que se mantenga la duda. Las respuestas categóricas no aportan nada. Desconfío de los mensajes claros”. Y es que, según manifestó Doña Juanita, la directora de la galería, “El perro permaneció en el local tres días, a partir de las 5 de la tarde del miércoles 15 de agosto. Estuvo suelto todo el tiempo en el patio interior, excepto las 3 horas que duró la muestra, fue alimentado regularmente con comida de perro que el mismo Habacuc trajo. Sorpresivamente, al amanecer del viernes 17, el perro se escapó pasando por las verjas de hierro de la entrada principal del inmueble, mientras el vigilante nocturno quien acababa de alimentarlo limpiaba la acera exterior del mismo”. Por tanto, el destino final de Natividad quedará para siempre en el misterio.

Y tú, Guillermo, diana de todas las críticas y miradas airadas, reflexionas en voz alta: “El ojo humano es traicionero. A fin de cuentas, lo que uno ve es aparente y cabe la posibilidad de que luego venga un momento de reflexión… Creo que la gente a la que de verdad le interesan los animales no es la que reacciona así. Para mí, la generalidad de las personas que participan en la campaña están sentadas frente a un computador. Nadie indaga más allá. Pienso que para muchas de esas personas la campaña es una válvula de escape, se desahogan así un malestar social que tiene otras razones”.

Hay por la red un individuo que afirma ser discípulo tuyo, y que ha llegado más lejos que tú en la provocación a costa de seres vivos. Un tal W.L. (omito su nombre) se considera también un artista. Sus obras consisten en comerse vivos y descuartizar a gatos y otros animales domésticos, filmando todo el proceso. Luego, cuelga el video de sus obras en la red. Según manifiesta: “los agarro, les arranco la cabeza, me tomo la sangre y después me los como… Comerse a un gato, un perro u otro animal mientras aún está vivo no es un acto asqueroso. Lo considero como algo normal y artístico”. Según dice, la sangre caliente de los animales le proporciona “fortaleza creativa y conceptual”… ¿Tú qué opinas, Guillermo? ¿A tus ojos, podría considerarse también arte conceptual? Sinceramente, me gustaría saber tu respuesta (si quieres, en privado, te envío la dirección de alguna de sus obras para que puedas valorarla… aunque creo que sobra con imaginárselo.)

Aquí, en España, nada menos que en el mismísimo Museo Nacional Reina Sofía, un “artista conceptual”, Jordi Benito (no sé si conocerás su trayectoria), aportó como obra –y se aceptó y exhibió- el vídeo de una vaca viva en una sala en ruinas… Tras asestarle cinco martillazos en la cabeza la tiran al suelo y le acuchillan en la garganta. El artista, o sea, Jordi, recoge parte de su sangre en una copa… Cuando la vaca está muerta, la cuelgan por las patas de atrás, le cortan la cabeza, le sacan la piel y el artista se cubre con ella. Luego, ata las patas a sus piernas.

¿El poder de la vida y la muerte? ¿El temor a morir? ¿El anhelo de la muerte? ¿Cuál es, Guillermo, desde tu perspectiva, el mensaje de estas obras? ¿Es a tus ojos una obra merecedora de ser llamada arte?

Y es que en esto de impactar, no sólo con mazazos, nunca se llega al límite. Hay otro artista de reconocido prestigio por su afán mortuorio, el alemán Gregor Schneider, que ha rizado el rizo a un proyecto impactante: … exponer al público, en vivo, los últimos instantes de un enfermo terminal; por supuesto, con el consentimiento de la víctima. Ya ha conseguido un voluntario, si bien ha preferido mantenerlo en secreto para evitar que sufra acoso por su participación en la “obra”.

Según recoge un articulo en la red, Gregor ha manifestado que “la idea de mostrar la belleza de la muerte me persigue desde 1996. La realidad de la agonía en las clínicas, las salas de cuidados intensivos y los quirófanos alemanes es terrible. Este es el escándalo. La muerte y el camino hacia ella es hoy un sufrimiento. El enfrentamiento con la muerte, como yo lo proyecto, puede quitarnos el miedo a la muerte”. Si esa es la intención, quizás lo consiga. Por lo pronto, ha conseguido poner en su contra a las autoridades alemanas y a las ongs dedicadas a mitigar el sufrimiento de los enfermos terminales.

Aunque supongo, Guillermo, que estos asuntos te cogen un tanto lejos de tus perspectivas personales. Por lo pronto, la Bienal Centroamericana de Honduras dio el visto bueno a tu presencia, a pesar del acoso que ha sufrido tu obra -la misteriosa ausencia del perro Natividad-, incluida la recogida de firmas para intentar boicotearte.

No sé… Quizás es que las personas estamos embotadas en nuestros sentidos por el acoso de información que sufrimos prácticamente desde que abrimos los ojos cada mañana. Quizás sean necesarias estas acciones –llámense o no obras artísticas- para despertarnos unos instantes de la anestesiante barbarie comedida… del miedo cotidiano… de la locura sostenida.

Natividad murió (si es que murió) como una materialización de una obra conceptual… Hay otros animales, millones, que mueren sólo como materia de alimento, en fábricas, perdida por completo su dignidad como seres vivos…, para que al llegar a nuestras manos como una mera pechuga bien envasada, la comamos o, quizás, por olvido o abundancia, acabemos tirándola directamente al cubo de la basura.

Nada justifica nada… Ni tu obra es una alabanza a la libertad, ni eres indigno como artista; o lo eres, pero como lo pueda ser cualquiera. Ni santos ni mártires… tan solo personas.

Si el mundo está en crisis en todos los niveles… es normal que se refleje en el arte –como bien dices- como válvula de escape de su caos. A ti, Guillermo Vargas Jiménez, además de agradecerte el que hayas leído esta carta, me permito hacerte esta pregunta: ¿dónde comienza y acaba el arte?

Y a ti, que lees estas palabras, sólo puedo agradecerte tu atención y animarte, si lo deseas, a expresar tus impresiones sobre lo que aquí se ha expuesto.

Saludos… y muchas gracias,

Juanarmas

Anuncios

6 thoughts on “¿QUÉ ES ARTE?

  1. Juan, leo esta carta a este “artista” y luego, más abajo en el blog, las fotos de la guerra y pienso, siento… que clase de humanidad somos?, creo que todo esto no es nuevo, es parte de nuestra historia como humanidad.
    La guerra justificada por el mismo Estado y la Política.
    El sufrimiento, bajo el titulo de arte.
    El punto siempre parte de la base de lo que “Comprendemos”.

    Saludos:
    BeT

  2. Hola Bet,

    La guerra como negocio para unos pocos. Los mismos que mueven los hilos de los títeres que la justifican por “razones de estado”.

    Habacuc estará en la Bienal Centroamericana de Honduras 2008. Realmente, aún no tengo claro si el perro Natividad murió en la misma Sala Códice, o si se escapó, como manifiesta en un comunicado su Directora.

    El ojo es traicionero, según afirma Habacuc; pero el ojo es sólo un globo acuoso… La que es traicionera es nuestra inconsciencia, la que nos mueve a hacer click para defender una causa al otro lado del mundo, pero nos hace desviar la mirada cuando contemplamos lo que tenemos al alcance de nuestras manos; por ejemplo (aparte del abandono de animales de compañía cuando dejan de ser cachorros/juguete, o simplemente estorban), el trato –reducido a mera materia orgánica- que reciben la mayoría de los seres vivos que forman parte de la cadena alimenticia de los países desarrollados. Pero bueno… supongo que esto sería como demagogia.

    Creo que cada persona ha de aprender a aceptar -como primer paso para llegar a comprender- sus luces y sus sombras. Sólo así conseguirá vivir y actuar en consecuencia con sus valores, y al hacerlo, contagiar con su ejemplo a quienes se sientan afines. Creo que sólo así, algún día, será posible un cambio pacífico en el mundo.

    ¿El sufrimiento, bajo el título de arte…? Vómito mental, resentimiento extremo: expresión subjetiva de locura colectiva.

    Muchas gracias Bet por tu comentario,

    Juan

  3. Quizás sea asco lo que buscaban despertar. Al margen de juicios o prejuicios, mala señal sería el que estas imágenes nos dejaran indiferentes.

    Gracias astrológico por comentar, compartir y expresar.

  4. 😉
    El arte es expresión, si hay siete niveles de hombre, es lógico que también haya siete niveles de arte. Arte… de que hombre?? ahí está la cuestión, se expresa lo que se comprende y en definitiva lo que se es.
    Saludos!!
    BeT

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s