Entre Nubes Blancas, de Edward A. Burger

El  director americano Edward A. Burguer  ha sido uno de los pocos extranjeros que han podido conocer en persona la  vida  de estos ermitaños, que constituyen una tradición milenaria de la vía budista zen en China.

“Entre Nubes Blancas”  recorre el día a día de ascetas, maestros y aprendices que viven solos, dispersos por los picos y valles de la zona montañosa de Zhongnan.

Las Montañas de Zhongnan han sido la morada de buscadores solitarios desde hace aproximadamente cinco mil años. Muchos de los maestros budistas más realizados de China alcanzaron la iluminación en ese lugar. Se considera un lugar proclive para la iluminación: “mágico”.

En su vida sencilla, dedicada a la agricultura de subsistencia y a la contemplación, conoceremos al maestro de Edward Burger:

O también al miembro más anciano del lugar, pero que mantiene un espíritu tan joven como juguetón:

O a la única mujer que vive en ese lugar, y en la que inicialmente nadie creyó -según sus palabras- que podría soportar la dureza y soledad que impone el lugar. Tras la sorpresa de la visita -incrementada por la presencia de un occidental-, liberó parte de su soledad hablando sobre su vida y no parando de sonreír.

La obra demuestra con el ejemplo de sus protagonistas, hasta qué punto lo espiritual puede estar tan ligado a la simplicidad del aire, el agua, el fuego y la tierra.

Puede verse el trailer:

O descargarse aquí

Su página oficial es ésta.

.

Otras obras recomendadas:

ZEITGEIST- Tu vida tiene valor

GRIZZLY MAN- El viaje de un “guerrero amable”

MENTES BRILLANTES- (living luminaries)

EL GRAN SILENCIO

LA RUEDA DEL TIEMPO


Anuncios

2 thoughts on “Entre Nubes Blancas, de Edward A. Burger

  1. Juan, agradezco esta “experiencia” que compartes en la entrada. Viendo el trailer, las fotografías y lo relatado sobre el vídeo, es tentadora la idea de verla completa. Luego comento más 🙂
    Abrazo y buena semana:
    BeT

  2. Creo que merece la pena ser vista, sin ningún género de dudas.
    Es un documental sencillo, intimista, como reflejo de lo que retrata.
    Mención aparte es la aparición del último maestro que se muestra. Cuando le preguntan sobre el Zen, responde que no hay nada que decir al respecto; que sólo puede hablar del Zen quien ha llegado, y que nadie que busque ha llegado.
    Resulta interesante, y hasta sorprendente, ver esta realidad -el film es de hace unos años- que parece extraída de siglos pasados.
    Un abrazo
    juan

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s