2011

“Yo creo que el Alma, el espíritu de todos los seres humanos, forma como un tejido poderoso que envuelve todo el Planeta y que de alguna manera es el que pervive… Yo creo que quien aporta más a esa alma colectiva, a ese acervo cultural colectivo, a ese ser vivo palpitante, impalpable, que es el ente de la cultura viviente universal, de alguna manera pervive y de alguna manera obtiene un billete para la eternidad”.

Félix Rodríguez de la Fuente

Nadie duda que vivimos inmersos en un periodo de  cambios profundos a nivel mundial. Estamos siendo testigos y partícipes del ocaso de un modo de entender la vida en sociedad; de sobrevalorar de forma enfermiza la realidad puramente material de nuestra existencia así como la del resto de seres vivos y del medio que nos rodea; de encerrar todo nuestro potencial humano y el misterio de nuestra identidad en los límites de un ente corpóreo (identidad que se minimiza hasta ser reducida a mero código numérico cuando por conveniencia de grupo devenimos en ciudadanos). El ocaso de un sistema obsesionado por convertir la productividad en un fin en sí mismo, por muy perniciosos y autoaniquiladores que sean sus efectos. El ocaso de unos patrones de pensamiento establecidos y reglamentados como dogmas por unas jerarquías religiosas, políticas y sociales que se han quedado obsoletas y en muchos aspectos huérfanas de significado. Una época, en suma, de desfase y desilusión, donde se manifiesta en todos los niveles una paulatina y creciente consistencia de este “fracaso” global.

Sergey Brin, cofundador de Google, resumió la realidad que ha marcado en gran medida el transcurso de estas últimas décadas y que ha propiciado nuestro lento pero continuo proceso de desmoronamiento: “Hace diez años un investigador de la Universidad de Stanford no tenía el mismo acceso a información que hoy día cualquiera puede tener en un cibercafé de Bangladesh”. Así de poderosa es -aún- la capacidad de Internet. Como ejemplo: gracias a esta herramienta muchos hemos conocido el dato de que en la sabiduría milenaria china -representada en la simbología de sus caracteres idiomáticos-, el equivalente hànzì de la palabra “crisis” está compuesto por dos ideogramas que expresan el “peligro” y la “oportunidad”, aportando con esta elección la enseñanza de que toda crisis trae pareja una latencia, un potencial de mejoramiento y evolución. Si esto es cierto -y suponiendo que exista una proporcionalidad entre el grado de intensidad y el potencial de oportunidades que la crisis trae consigo-, podemos afirmar que estamos atravesando un tiempo de oportunidades cruciales que derivarán en un nuevo ciclo histórico a nivel mundial. Muchas personas no dudan en afirmar que vivimos los albores de un nuevo Renacimiento que ampliará y profundizará las posibilidades de compresión del ser humano ante su propia naturaleza, así como la aceptación de ciertas realidades fenoménicas que aún chocan con el actual planteamiento lógico racional con que el ser humano interpreta el aparente orden que rige la Existencia. Sigue leyendo

El ser dios en la imagen del ser humano

Perteneciente a una antigua, larga pero interesante entrevista, el fragmento en el que se aborda a “Dios”, desde la perspectiva de Stephen Hawking, Carls Sagan y Arthur C Clarke.

El concepto “Dios” se enfoca como un ser, como un ente, no como un estado.  Es curioso que se comente que corresponden a temas muy lejanos al ser humano, cuando más bien esa lejanía pueda ser realmente una proximidad tan íntima que ciega.

La increíble enseñanza de Nick Vujicic

Gracias a Malina conocí la historia de Nick Vujicic. No pude evitar asociar de algún modo su vida con la de Tony Melendez,  aunque  sus limitaciones sean aun más extremas.

Nick Vujicic nació hace veintiséis años en Melbourne, Australia. A pesar de la normativa australiana que impedía que personas con discapacidades accedieran al sistema educativo “normal”, sus padres consiguieron su incorporación. Sin embargo,  tuvieron que hacer frente a la incomprensión y el rechazo de compañeros de escuela y de sus padres. A pesar de ello, Nick consiguió en lo académico graduarse en empresariales; en lo personal, dadas sus duras vivencias,  decidió dar conferencias para compartir sus impresiones y valores con personas de todo el mundo.

Si el ejemplo de Tony Melendez es impactante y motivador, el de Nick Vujivic nos deja también sin palabras. Su enseñanza: con fe, se pude conseguir un sueño SIEMPRE.

Esta es su página oficial

“Cuando Me Vaya”

tania-y-claudio

Las últimas palabras de Tânia.

Hace poco más de diez días conocí por medio de un post de Boirina la difícil situación de Tânia y su historia.

Boirina me ha enviado este viernes un comentario informándome de su fallecimiento.  Tânia ya ha descubierto el enigma de la vida y la muerte; posiblemente de nuevo… A nosotros nos quedan aún granos de arena por vivir. Podríamos aprender de la dura vivencia que le tocó vivir, y hacerlo a través de sus propias palabras. Sigue leyendo