“De Maestros y Discípulos”, por Cristia

Todos somos maestros y discípulos.

Ser maestro es fácil, muy fácil. Nacemos, vivimos y morimos siéndolo sin que tengamos que hacer nada especial para ello.

Ser discípulos es más difícil porque sólo nacemos con la semilla que habremos de desarrollar con nuestro trabajo, si así lo deseamos.

El maestro, el Portador de la Enseñanza, está por doquier, pero el discípulo despistado, aletargado, distraído, inmaduro…no lo percibe y, en consecuencia, aquélla -la Enseñanza- no es aprovechada. Sigue leyendo

Anuncios

2011

“Yo creo que el Alma, el espíritu de todos los seres humanos, forma como un tejido poderoso que envuelve todo el Planeta y que de alguna manera es el que pervive… Yo creo que quien aporta más a esa alma colectiva, a ese acervo cultural colectivo, a ese ser vivo palpitante, impalpable, que es el ente de la cultura viviente universal, de alguna manera pervive y de alguna manera obtiene un billete para la eternidad”.

Félix Rodríguez de la Fuente

Nadie duda que vivimos inmersos en un periodo de  cambios profundos a nivel mundial. Estamos siendo testigos y partícipes del ocaso de un modo de entender la vida en sociedad; de sobrevalorar de forma enfermiza la realidad puramente material de nuestra existencia así como la del resto de seres vivos y del medio que nos rodea; de encerrar todo nuestro potencial humano y el misterio de nuestra identidad en los límites de un ente corpóreo (identidad que se minimiza hasta ser reducida a mero código numérico cuando por conveniencia de grupo devenimos en ciudadanos). El ocaso de un sistema obsesionado por convertir la productividad en un fin en sí mismo, por muy perniciosos y autoaniquiladores que sean sus efectos. El ocaso de unos patrones de pensamiento establecidos y reglamentados como dogmas por unas jerarquías religiosas, políticas y sociales que se han quedado obsoletas y en muchos aspectos huérfanas de significado. Una época, en suma, de desfase y desilusión, donde se manifiesta en todos los niveles una paulatina y creciente consistencia de este “fracaso” global.

Sergey Brin, cofundador de Google, resumió la realidad que ha marcado en gran medida el transcurso de estas últimas décadas y que ha propiciado nuestro lento pero continuo proceso de desmoronamiento: “Hace diez años un investigador de la Universidad de Stanford no tenía el mismo acceso a información que hoy día cualquiera puede tener en un cibercafé de Bangladesh”. Así de poderosa es -aún- la capacidad de Internet. Como ejemplo: gracias a esta herramienta muchos hemos conocido el dato de que en la sabiduría milenaria china -representada en la simbología de sus caracteres idiomáticos-, el equivalente hànzì de la palabra “crisis” está compuesto por dos ideogramas que expresan el “peligro” y la “oportunidad”, aportando con esta elección la enseñanza de que toda crisis trae pareja una latencia, un potencial de mejoramiento y evolución. Si esto es cierto -y suponiendo que exista una proporcionalidad entre el grado de intensidad y el potencial de oportunidades que la crisis trae consigo-, podemos afirmar que estamos atravesando un tiempo de oportunidades cruciales que derivarán en un nuevo ciclo histórico a nivel mundial. Muchas personas no dudan en afirmar que vivimos los albores de un nuevo Renacimiento que ampliará y profundizará las posibilidades de compresión del ser humano ante su propia naturaleza, así como la aceptación de ciertas realidades fenoménicas que aún chocan con el actual planteamiento lógico racional con que el ser humano interpreta el aparente orden que rige la Existencia. Sigue leyendo

El misterio del Silencio

El padre dominico José Fernández Moratiel, en su escuela del silencio, nos anima a aprender lo que nadie nos puede enseñar, como expresa en este cuento.

También puedes encontrar en su página afirmaciones y pensamientos dignos de ser meditados, centrado principalmente, en el valor profundo del silencio.

El Placer del Instante

"El placer del instante", de Juan Armas
"El placer del instante", de Juan Armas

Desde hace unos días, está disponible en Bubok esta pequeña obra.

Publicada inicialmente en 2002, he tenido la oportunidad de revisar el texto y encargarme personalmente de la maquetación y de todo el proceso de diseño de la cubierta, incluida la toma de las imágenes que la forman.

Es un trabajo novel, pequeñito pero cargado de cariño.

A raíz de su existencia, he creado un nuevo blog, “el placer del instante”, donde aparecerán post relativos a los temas que se abordan  a ras de suelo en el libro.

Si Dios quiere, antes de que acabe el año… podré reeditar “El viaje de Riddhi”; seguramente  en Bubok.

Gracias.

La rueda del tiempo

El Tantra de Kalachacra es la vía más esotérica del misticismo Tibetano. “Kalachakra” significa “Rueda del tiempo” y representa los ciclos de la existencia bajo el “río de la continuidad” (Tantra). Su Santidad Dalai Lama suele iniciar el proceso creador del Kalachakra, y es una expresión del deseo por promover un estado de paz y armonía en el individuo y en toda la humanidad.

Werner Herzog es un creador polifacético: director, guionista, actor, productor… Antes de comenzar su reconocida obra “Grizzly Man”, viajó a Bodh Gaya, en India, justo donde se encuentra la higuera en la que Buda “logró” la iluminación. Allí se iba a impartir el siguiente Kalachakra. Werner quería plasmar en imágenes esta experiencia, tras haber obtenido el permiso por parte de Su Santidad Dalai Lama para la filmación de algunas partes del ritual.

Más de medio millón de peregrinos habían recorrido cientos, miles de kilómetros para acudir a la cita con Su Deidad. Hubo un caso, que muestra “La rueda del tiempo”, de un peregrino que había tardado tres años en llegar: había avanzado miles de kilómetros sólo postrándose. Las personas, al ver su esfuerzo, le habían ayudado durante el camino. Tenía una cicatriz en la frente, en la zona en que había tocado el suelo cada vez que se postraba; cientos de miles de postraciones. A pesar de que -tras tal inimaginable esfuerzo- sería comprensible que mostrara señales de cansancio, su apariencia es serena; satisfecho por haber cumplido su sueño: ser testigo y parte de las enseñanzas del Kalachakra. En otro lugar se encuentran otro grupo de fieles realizando postraciones sin avanzar. Su meta está en realizar cien mil; tardarán semanas; meses, quizás. Una muchedumbre de harapientos contempla el ir y venir de los monjes, extendiendo sus débiles manos a la espera de recibir alguna dádiva en forma de dinero o comida. Sigue leyendo

Premio humanitario

Bet tuvo hace unas semanas el grato detalle de conceder a este espacio el Premio Humanitario; un gesto del que me siento honrado. En sus bases está el que sólo puede darse de mes en mes, si se desea, y sólo a un único espacio o blog.

Dado que fui premiado para este mes de julio que acaba, quiero conceder el Premio Humanitario a una página sencilla y con un objetivo de lo más simple y concreto: que quien desee y así lo sienta, encienda una vela virtual como gesto de fe ante un problema, un reto, un deseo.

La página se llama Light a candle y está traducida hasta ahora a catorce idiomas. Su apariencia es sencilla y acogedora.

Al margen de cuestiones religiosas, creo que es una idea agradecida, de sentir humanitaria y totalmente desinteresada.