Cómo construir un terrario para serpiente, paso a paso

“…Una enorme serpiente descendía a lo lejos por la suave pendiente de una duna rojiza. El instinto asesino brillaba en sus ojos. Se acercaba a Riddhi, quien ajeno al riesgo, permanecía observando su movimiento oscilante y los surcos que dejaba como huellas en la arena.

– Para ser humano, o eres imbécil o demasiado atrevido -le dijo la serpiente tras llegar a él-. Lo que sí es seguro es que tu joven carne me brindará una rápida digestión.

Sus amenazas no consiguieron amedrentarle. Sentía una irresistible fascinación por aquel animal.

– Eres hermosa.

La serpiente esperaba cualquier reacción menos recibir un piropo… Durante unos instantes se sintió desconcertada… Pero la situación no daba lugar a dudas: ella era una serpiente y en frente tenía una presa; un tanto extraña, pero presa al fin y al cabo”. El viaje de Riddhi

 

Mi mascota, una pitón real macho, lleva conmigo casi una década, y ya era hora de que se mudara a un lugar con más espacio; así, sin mucho conocimiento del tema, me decidí a construirle un nuevo terrario.

En un principio pensé en colgar este artículo, tipo “paso a paso”, en un foro de aficionados a los reptiles; pero creo que su lugar está aquí. Quien haya de venir, vendrá por sus propios medios (dejándose guiar por el Google 😉

Espero que a los amantes de las serpientes les sea útil. Y a los que no, pues que al menos les resulte curioso.

Y ahora, vamos a entrar en materia.

 

En una tienda de muebles de segunda mano conseguí esta vitrina por 30 euros. Al no estar sellada con silicona, no tuve necesidad de dejar un espacio abierto como respiradero. Aparte de esto, me hizo falta: Sigue leyendo

Paul Potts. Historia de una oportunidad

Hasta mediados de este año, Paul Potts era en la sociedad un tímido galés vendedor de teléfonos móviles. A partir de su participación en la versión inglesa de “Factor X”, se ha convertido en un fenómeno musical.

Su amor por la ópera le animó a sacrificarse para poder costearse una formación en Italia. Cuando ya se había gastado una considerable fortuna y estaba a punto de comenzar sus primeras actuaciones como profesional, una grave enfermedad y un accidente de circulación le obligaron a abandonar su sueño. Sigue leyendo