¿Qué es ser de derechas o de izquierdas?

Desde una perspectiva histórica, recientemente han acaecido dos grandes sucesos que han dejado sin fundamento la división de opciones políticas en términos de izquierdas o de derechas: la caída del muro de Berlín y el fin del comunismo en la Unión Soviética. Estos paquetes dualísticos de estructuras ideológicas han quedado reducidos a rémoras de un enfoque de acción política que subsiste por mera inercia. Un creciente número de ciudadanos se ha hecho consciente de esta realidad y proclama una vuelta a los orígenes, cuando la Política se resumía y concretaba en la acción necesaria para satisfacer las necesidades de la comunidad; si había personas débiles o enfermas, se les atendía; si algunos tenían hambre, se les alimentaba y ayudaba para que hallaran sus fuentes de sustento; si un anciano se hallaba en sus últimos días, se le intentaba hacer menos doloroso el tránsito hacia el otro mundo. El enfoque no se situaba tanto en el medio de intercambio -en el símbolo del dinero, que más tarde sustituiría al trueque-, sino en los límites que acotaban la dignidad inherente a nuestra condición humana. Bien es cierto que según esa comunidad iba aumentando en integrantes, el valor del individuo iba menguando en incremento del supuesto bien del conjunto, tal y como señala la metáfora del cuarto de baño de Isaac Asimov. Sigue leyendo

Yo soy el actor y el mundo que recreo

Existe la posibilidad de que realmente no seamos un cuerpo ni estemos acotados por sus límites. Es posible entonces que realmente exista la eternidad, que no muramos nunca al ciento por ciento; que eso que pervive eternamente y que es parte de nosotros -quizás, nuestra auténtica esencia- se recree en todo lo manifestado, y que en el fondo todos interactuemos con todos en un plan definido previamente sin haber quedado restos en nuestra conciencia. Sólo así, con este olvido deliberado, el juego de la Vida /de Dios/de Eso, pudo tomar valor de realidad y condición de existencia. Sigue leyendo

Siendo quien YO SOY

———

“Ser esta realidad quiere decir que yo me reconozco en esa totalidad, en esa Realidad, Plenitud, Ser, Inteligencia, allí donde esa Inteligencia y Plenitud son. No consiste en pretender traer esto aquí, a mi zona personal, sensible. Consiste en que yo me reconozca en lo que SOY allí donde lo soy. Que yo reconozca  “Dios” allí donde  “Dios” ES. Por lo tanto, yo traslado mi centro, de mi plano anterior donde estoy acostumbrado a vivir, a un plano más profundo donde aquello ya ES  “allí  “. Entonces yo vivo desde ahí, y puede ser que por el medio las cosas anden bastantes perturbadas.

¿Globalizar implica uniformar?

En la conferencia “Moralidad distorsionada”, impartida en la Universidad de Harvard,  Noam Chomsky consideraba al hombre común como la mayor protección contra la guerra.  Incidía además en la necesidad de un replanteamiento colectivo sobre la naturaleza hipócrita que todos los ciudadanos compartimos (entendiendo “hipócrita” como la persona que aplica a otros individuos criterios que rehusaría aplicarse a sí mismo): “si no fuéramos hipócritas asumiríamos que si algo es correcto para nosotros, es correcto para los otros, y que si está mal que ellos hagan algo, también lo estará si lo hacemos nosotros”.   

No es patrimonio exclusivo de la llamada clase política esta preferencia por verdades sucedáneas en vez de asumir la verdad desnuda de los hechos, extendiéndose a todos los estratos de una sociedad que no sólo las alimenta en su comportamiento sino que llegado el momento las refrenda en los hechos… De todos es sabido que existe corrupción y favoritismo, pero se asume y aceptan como elementos indispensables o en todo caso inevitables de la vida en sociedad. También se valida por medio de verdades sucedáneas el hecho de que los poderosos y los menos débiles se aprovechen de las circunstancias adversas de los más débiles. Sigue leyendo

Centramiento, por Antonio Blay Fontcuberta

Hemos creado este video partiendo del audio donde Antonio Blay guiaba con su herramienta del Centramiento a los participantes de unos de sus interesantes cursos. Desde esta página animamos fervientemente a conocer su labor y mensaje. En esencia, Antonio Blay centraba el valor del trabajo personal a la práctica constante, paciente y amorosa en busca de la única verdad que puede mantenerse firme ante los embates de nuestra existencia: la experiencia personal de cada uno, la vivencia directa.

Puedes obtener más información y material en su página web