Control, aceptación y prioridades

65asdfa

Desde muy chico nos enseñan a comportarnos de una forma “correcta” en la carrera por la vida. Aprendemos a no ser naturales si esto supone incomodidad para el resto. Aprendemos a mentir amparados en el ritual de las “buenas formas”, necesarias para poder interrelacionarnos en el inevitable juego de la sociedad. También nos enseñan a competir, y nos hacen experimentar el fracaso de ser el más tonto o el premio del más listo, señalándonos como tales en medio de la clase, obligados a asumir las burlas de unos y la envidia de los otros. Sigue leyendo