Lo inesperado

tumblr_m90v0zHDmj1renwn7o1_500
                                                                                                                                                      Gracias a Bet

“No hay dos yoes, uno separado y otro real. El yo real es siempre el único yo que existe, aunque se ha enredado tanto con los pensamientos, sentimientos, sensaciones y percepciones, que ha llegado a parecer que hay otro tipo de yo, uno que está limitado y separado, y que se halla localizado en el interior de cuerpo.

Sin embargo, este yo limitado no existe. Nuestro yo verdadero y consciente nunca es un yo separado, de la misma manera que una pantalla tampoco se convierte en un paisaje cuando comienza la película. Seguir leyendo

El miedo es libre

Captura de pantalla 2015-07-27 a la(s) 18.43.43

“Fuera de la sociedad, el hombre es una bestia o un dios”. Aristóteles

En 1977, el Comandante de la Policía Armada Joaquín Imaz fue la primera víctima mortal de ETA en Navarra. Los asesinos le dispararon nueve tiros a bocajarro. Su hija Carmen Imaz tenía entonces ocho años. En el documental “Relatos de plomo” nos relata que a partir de este suceso “ya no pude ir a los cumpleaños de mis amigas del colegio porque ya no me invitaban la mayoría de ellas, porque el miedo les impedía que nadie tuviera ni sospechas de que pudieran tener una relación con nosotras. La comunión no la pude hacer en el colegio con mis compañeras; la tuve que hacer en el cuartel, rodeada de policías y de las pocas personas que se atrevieron a venir”. “A mi madre no la atendían en el mercado. Se cruzaban la calle para no tener que saludarnos. Era miedo. Era miedo a que nadie la relacionara con nosotras”. “Y el miedo no se puede evitar. El miedo es libre”. Seguir leyendo

La sal de la tierra

Esta imagen de una mujer tuareg ciega ha dado origen al último documental de Wim Wenders, “La sal de la tierra”. El director descubrió esta fotografía en una galería y desde entonces, hace más de veinte años, preside su escritorio. Su autor es Sebastião Salgado, como posteriormente sabría.

Sebastião Salgado fue el único varón entre siete hermanas. Dado que era un ejemplar estudiante, su familia le había procurado una prometedora carrera como economista en el Banco Mundial. Pero un día su mujer tuvo la ocurrencia de comprar una cámara fotográfica para sus trabajos de arquitectura. Gracias a esta cámara, que casi siempre usaba él, Sebastião Salgado pudo descubrir su gran vocación: la fotografía. Finalmente tuvo que elegir entre la carrera para la que se había estado preparando toda su vida, o bien renunciar a ella y empezar de cero como fotógrafo, siguiendo la sabiduría de su corazón. Y así hizo: dijo adios a su futuro como próspero economista y se convirtió en fotógrafo sin ningún conocimiento en la materia. Seguir leyendo